jueves, 13 de octubre de 2016

IV

Y un día lo decidís, lo ejecutás y le sonreís a la vida!
Por los amigos, la familia, por tanto amor...!
Y un día lo decidís, lo ejecutás y bailás en una pata!
Por las alegrías compartidas, porque la vida es danza...
Porque como decía mi abuela: "La vida es un baile y hay que aprender a bailar...!

miércoles, 25 de febrero de 2015

III

Se rompe el cascarón...
Se aflojan las ataduras de la suerte de caparazón...
Se quiebran las murallas...
Explota la burbuja...

Cascarón, caparazón, murallas, burbuja.

El aire está en el exterior, la vida de relación también.

Cascar el cascarón, sacar el caparazón...
Tirar las murallas, explotar la burbuja...

Para nacer y volver a nacer,
Para respirar.
Para aliviar el corazón, el alma y el cuerpo.
Para vivir sin un fin más que vivir.

lunes, 1 de septiembre de 2014

II

Mi presente, mi hoy.
Aquí y ahora.

Mi norte, mi sur.
Mis alegrías, mis pensamientos.

Estoy en amor con vos.
Aquí y ahora.

Mis sueños, mis momentos.
Mis canciones, mis bosquejos.

En amor.
Enamorada.
Extasiada.
Aquí y ahora.

Somos...

Somos a nuestro modo,
héroes de la pasión, del desafío...
Y actores de la gran escena de nuestro deseo.


martes, 11 de marzo de 2014

Espera...

Y aunque cueste encontrarte de nuevo, no pierdo la esperanza. A sabiendas de una esperanza de caracter activo porque en la pasividad, no se encuentra.
Y aunque ya no somos los de antes, hay cosas que se mantienen intactas. Eso denominado esencia, sé que no cambió en ninguno de los polos.
Y aunque hoy pareciéramos ser perfectos desconocidos, sé que la perfección no existe... Y en definitiva desconocidos no somos.
Y aunque duela, queme y el tiempo se escurra como arena entre los dedos, te espero.
Te quiero y te espero. Siempre.

jueves, 6 de febrero de 2014

Te amo...

Una vez dijo que nunca iba a decir esas dos palabritas porque le sonaban a escena de película de Hollywood; que le parecían de fantasía; que eran propias de una novela corriente.
Sin embargo, una vez las dijo. Las dijo sin pensar, las dijo observando los movimientos de su amor que se encontraba a escasos metros. Las dijo con tremenda espontaneidad que enmudeció luego de esbozarlas.
Y entonces se dió cuenta de que la realidad supera a la ficción, y que esas dos palabras significan mucho más que una frase de libreto cinematográfico.